El momento decisivo

Inicio  /  Negocio  /  El momento decisivo

| 8 julio 2014

Escribo estas líneas en el momento en que mi compañía comienza a circular en el espacio público. Apenas unas horas después del lanzamiento de PROXIBA, recibo un mensaje de un amiga de Toronto que me llega casi instantáneamente y que dice: “¿Por qué lo hiciste?”

Su pregunta me encantó.

En realidad, no hubo una coyuntura o un momento decisivo, como diría mi ídolo Henri Cartier-Bresson. Es una idea que ha estado dentro de mí durante meses. Un deseo increíble de construir y tener influencia sobre la sociedad y la economía, a mi manera. Quiero seguir diciendo cosas, pero hacer y construir al mismo tiempo. En resumen, ser un empresario de comunicaciones y tomar el control de mi destino. La idea siempre me ha atraído, pero hasta ahora el salto me parecía vertiginoso. Todavía tengo vértigo, créanme, pero me di cuenta de que, con casi 47 años, cuento con un rico bagaje de experiencias y un sinnúmero de referencias que hablan sobre mi desempeño profesional.

También constato que estoy muy bien rodeado. Familiares y colegas a quienes admiro han estado allí, muy cerca, durante las últimas semanas. PROXIBA les debe mucho a estos “asesores voluntarios” que me permitieron definir mejor mi plan de negocios. Anoche, cuando puse en línea el sitio internet de PROXIBA, pensé en ellos con mucho afecto.